¿Cómo te puede ayudar la fisioterapia contra el insomnio?

Como reconoce el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de  España (Cgcfe), la fisioterapia  constituye un método “ideal” de relajación, sobre todo cuando se  aplica en cara, cabeza y nuca, para la mejora de los transtornos del sueño.

Alrededor de un 10% de la población en España  padece de insomnio crónico y una cifra similar necesita medicación para  dormir. El número de personas que padece algún trastorno del sueño ha  aumentado durante los últimos tiempos, como por ejemplo, el síndrome  de apnea del sueño, que afecta al 6% de los individuos y por su relación  con la obesidad es probable que el porcentaje crezca en el futuro.

¿Cómo podemos promover la importancia de  “dormir bien”? De la calidad del sueño depende la salud, la capacidad de concentración, incluso la seguridad en la vida cotidiana.

Es importante llevar un estilo de  vida saludable: hacer ejercicio regular durante el día, evitar las comidas pesadas antes de acostarse, evitar  estimulantes y establecer un horario de acostarse y levantarse reconocido por nuestro reloj biológico.

En este sentido, la fisioterapia puede contribuir a evitar este tipo  de trastornos, a través de la hidroterapia, termoterapia, electroterapia o el drenaje linfático, constituyendo así un método “ideal” de  relajación, sobre todo cuando se aplica en cara, cabeza y nuca.

¿Qué más nos puede ayudar?
Las alteraciones del sueño (dificultad para dormise, sueño interrumpido durante la noche, despertarse con sensación de no descansar o fatiga diurna) pueden producir desequilibrios en el organismo y afectar a nuestro estado de ánimo y emocional.

Uno de los factores para conseguir dormir bien es tener un alimentación sana y equilibrada, y a ser posible potenciar ciertos nutrientes que nos ayudarán a mejorar nuestro patrón del sueño.

Alimentos a eliminar o evitar: café, alcohol, tabaco, gaseosas, chocolate, cenas grasas y picantes. Se recomienda cenar al menos 2 horas antes de acostarse como mínimo

Nutrientes a potenciar: el triptófano es el precursor de la serotonina y la melatonina. Lo podemos encontrar en los lacteos, huevos, arroz, garbanzos, pescado azul, plátano, piña, aguacate, frutos secos, semillas, 

Vitaminas del grupo B para el sistema nervioso alterado: las vitaminas B3 y la B6, ya que su deficiencia puede provocar insomnio.

Calcio, magnesio y fósforo como relajantes y antiespasmódicos musculares.

En Sqena Badalona podemos ayudarnos, llámanos: 609 273 907

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *